«

»

Dic
05

Defender of the Crown

Titulo : Defender of the Crown
Año : 1986
Desarrolladora : Cinemaware
Plataforma :  Amiga
Genero : Estrategia

A finales de los años ochenta, el reinado de los microordenadores llegaba su fin. Estos comenzaban a estar desfasados y las consolas les superaban en capacidades técnicas.

Así que los usuarios solo tenían dos opciones o se pasaban a las consolas o se quedaban con sus antiguos equipos.

Pasarse a las consolas suponía perder algunas prestaciones y poder solo jugar, por otro lado los ordenadores de la época eran muy caros y solo eran para trabajar. Commodore encotro la solución perfecta a este problema, siguiendo la filosofía de Jack Tramiel, creo el Commodore Amiga 500.

Este era un versión inferior del Commodore Amiga 2000 pero más barata y diseñada para jugar. Esta máquina permitía trabajar y jugar a la vez, con unas características técnicas que hacían palidecer a la mayoría de consolas de la época.

Dichas características, junto a la inclusión de nuevos periféricos como el ratón, permitió la creación de títulos más experimentales con nuevas mecánicas jugables. Hubo muchas empresas que realizaron títulos así, pero una de las más significativas fue Cinemaware con títulos como el de hoy.

Como ya comente en el articulo sobre It Came from the Desert, esta empresa tenía una filosofía muy particular. Crear juegos que parecieran películas y para su opera prima decidieron crear un juego basado en las películas de películas de capa y espada.

Defender of the Crown nos propone una sencilla premisa. El rey de Inglaterra ha muerto sin dejar herederos, así que los cuatro señores sajones más poderosos empiezan luchar por el poder. Esto hace que el país quede debilitado,  cosa que quieren aprovechar los normandos para conquistar la isla.

Nosotros seremos uno de esos señores feudales, debilitado por una guerra que parece no tener fin. Cuando parece que todo está perdido, Robin Hood nos ofrecerá su ayuda.

El legendario héroe no desea ver su querida tierra natal debajo del poder normando y piensa que nosotros somos el más indicado para ser futuro rey. Así que con la ayuda del bueno de Robin y contando solo un puñado de soldados, deberemos derrotar al resto de señores y nombrarnos rey de Inglaterra, para así parar la posible invasión.

¿ Cual sera nuestra siguiente conquista?

Pese a que  Cinemaware quisiese dar un toque de epicidad al título, realmente estamos ante un juego de estrategia por turnos en que debemos lugar por la corona de Inglaterra. Pero sus creadores le supieron dar unos toques tan originales al juego que realmente es algo más que un simple juego de estrategia convencional.

Después de la interesante introducción, donde Robin Hood nos explica la situación, deberemos escoger que señor deseamos ser. Podemos ser Wilfred de Ivanhoe , Cedric de Rotherwood, Geoffrey Longsword o Wolfric el Salvaje.

La elección de personaje es muy importante, pues cada uno tiene sus propias características y definirán la manera de jugar. Cada uno de ellos tendrá un nivel diferente de liderazgo, esgrima y justas.

Una vez escogido personaje, empezara el juego. La pantalla principal de juego será un mapa de Inglaterra dividido en varias provincias, tres de ellas estarán bajo control de nuestros enemigos y una cuarta bajo nuestro poder. El resto no serán de nadie y aparecerán de color marrón.

Solo hay una excepción a esta norma, el territorio de Robin Hood es de color verde y no puede ser conquistado. Solo está en el mapa para poder pedir su ayuda y hablar con él. Cada vez que le pidamos ayuda nos cederá un buen numero de hombre a nuestra causa, pero hemos de utilizarlo con cabeza pues su ayuda es limitada.

Una vez situados en el mapa, empezaran los turnos. Aquí tenemos varias opciones: reclutar más soldados, movernos a un terreno adyacente, conquistar otro territorio, saquear un castillo cercano o celebrar una justa.

Reclutar soldados nos costara dinero, al principio de cada turno ganaremos un dinero especifico pero conforme vayamos ganando territorios iremos aumentando nuestros ingresos diarios. Los soldados reclutados podrán ser dejados defendiendo una posición o ser llevados con nuestro ejercito personal.

Solo podremos reclutar tres tipos de tropas, soldados, caballeros y catapultas. Los soldados son la tropa básica del juego, los caballeros son una versión mejorada de los soldados básicos y la catapulta solo sirve para conquistar castillos enemigos.

Defendiendo nuestro honor en una justa

Una vez tengamos un ejército en condiciones podremos pasar a la conquista. Si el territorio no tiene dueño, será conquistado automáticamente pero en caso de ser de alguien tendremos que luchar con él. Las luchas son automáticas, solo pudiendo decidir si queremos luchar de una manera totalmente ofensiva,  más defensiva o salir corriendo.

Una vez escogida la estrategia, el combate se iniciara y ganaremos según el numero de tropas, la estrategia escogida y nuestro liderazgo.  Lógicamente cuanto más liderazgo tenga nuestro personaje y mas tropas lleve a la batalla, más posibilidades de ganar.

Quizás este apartado es el más pobre del juego, pues solo veremos estadísticas  Ni una simple animación de como batallan los dos frentes, por otra parte esto acelera el ritmo de juego.

Hasta aquí parece un juego de estrategia normal, reclutar soldados y conquistar territorios. Y  realmente seria así  además de ser muy simple. La genialidad del juego son lo minijuegos incluidos en el.

El conquistar otros castillos, no será una simple batalla como el resto. Aquí entraran en juego las catapultas, que son controladas por nosotros. Con el ratón deberemos mover la catapulta y calcular donde tirar la piedra para romper la pared.

Una vez rota, el castillo será conquistado y todos sus territorios pasaran a nuestras manos. Si es el único castillo que tiene ese señor, será expulsado de la partida quedando un enemigo menos. Por otra parte, si es nuestro único castillo, seremos nosotros los expulsados. Por este motivo debemos ir con cabeza y conquistar los territorios adecuados, además de ahorrar para construir más castillos.

Pero no solo podemos conquistar castillos, podemos también saquearlos. Al hacerlo no nos quedaremos con las tierras pero si con gran parte del botín. De nuevo esta acción será un minijuego, donde tendremos que luchar con espada.

Aquí entra en juego la habilidad de esgrima, cuanta más alta más fácil será la prueba. Básicamente serán dos pantallas, la primera  lucharemos contra soldados y la segunda un duelo contra el señor. Si ganamos nos llevamos su botín, si perdemos tendremos que pagar un rescate.

No obstante, no solo batallando podemos conseguir territorios. Si somos más honorables, podemos celebrar una justa. Al hacerlo, los señores feudales dejaran de batallar e irán a batirse en duelos. Al inicio de cada duelo, podemos escoger la recompensa que deseamos, tierras o fama.

Una manera no muy honorable de ganar dinero

Si escogemos tierras, el ganador se queda con una tierra del perdedor. Por el contrario si escogemos fama, solo subiremos nuestro liderazgo. En este último minijuego es donde cuenta la habilidad de justa, que de nuevo nos ayudara a superar el reto cuanta más alta sea.

Aquí básicamente hemos de mover la lanza para tirar a nuestro adversario del caballo. Si lo hacemos mal seremos nosotros quien caiga de este y seremos expulsados del torneo.

Básicamente el juego se reduce a eso. Puede parecer simple, pero la gracia esta que esos modos de juego están muy bien implementados. Hemos de pensar que la maquina también puede hacer lo mismo que nosotros, así que en cualquier momento podemos ser saqueados, conquistados o llamados a participar en una justa.

Si a todo esto le sumamos que hay diferentes eventos aleatorios como saqueos por parte de los normandos y rescatar a princesas para que sean nuestras esposas, tendremos horas de diversión.

Además, cada partida es aleatoria. Nunca pasara lo mismo dos veces, ni siempre tendremos el mismo oro ni estaremos en la misma tierra inicial. Cada vez estamos ante un juego diferente. Nunca sabremos como terminara una partida ni cuánto puede durar.

Puede parecer simple, pero en su simpleza esta su gracia. Es de aquellos juegos tan simples que enganchan durante horas, ya que se olvidan de complicadas mecánicas. Defender of the Crown ofrece diversión simple y llana.

En pocos minutos sabremos cómo funciona el juego y estaremos pensando que territorios conquistar, cuales defender, si vale la pena celebrar una justa o mejor saquear un castillo. Disfrutando además de unos gráficos sorprendentes para su época.

Imagen de previsualización de YouTube

No comment yet

No ping yet

  1. borg dijo:

    Yo lo tuve!
    Era un correctísimo para su época juego, que tuvo como reclamo publicitario el ser “el juego con mejores gráficos para Amiga” (y en cierto modo, era verdad, sobre todo en las animaciones).
    Un argumento sencillo y algunos aciertos destacables (las justas y la dama cautiva), serían lo más significativo del juego.
    Mencionar también los asaltos a los castillos utilizando la catapulta (aunque vistos en perspectiva, eran de lo más sencillo, jeje). Y pese a ello, debo reconocer que me hice bastantes partidas.
    Un juego clásico de amiga pero que cuando le cogías un poco el truco, resultaba demasiado fácil ganar…

    1. Sikus dijo:

      Yo a este juego lo considero del genero “Sencillos pero adictivos”.
      Para mi son aquellos juegos que debajo una mecánica realmente simple, son capaces de ofrecer horas y horas de diversión.

      Quizá su éxito este ahí, al ser tan sencillos se centran en la jugabilidad sin enmarañarse en extrañas mecánicas que no hacen mas que entorpecer el juego.

      Te doy toda la razón, el gran fallo de este juego es que una vez lo dominabas era coser y cantar. Igualmente ofrece horas y horas de diversión.

      Gracias por seguir el blog.

  2. borg dijo:

    Ya sé que no son de tu temática preferida, pero echo de menos alguna crítica sobre juegos de naves espaciales. En Amiga había de muy buenos y gran calidad que seguro, más de uno recordará; Xenon, Battle squadron, Hybris, R-type, Menace, y un largo etcétera…
    Lo dejo a tu consideración. ^_^

    1. Sikus dijo:

      Me has descubierto! He de reconocer que los juegos de naves no son mi genero favorito, aunque como buen amante de los videojuegos que soy reconozco que hay algunos muy buenos.

      Justamente mi próxima critica sera sobre un juego de naves, pues en este museo tiene cabida todos los géneros y plataformas. De momento te invito a visitar los reportajes sobre Darius Twin y Parodius

      En un futuro intentare ampliar los reportajes sobre juegos de este tipos. No pueden faltar clásicos como el R-type o Xenon.

      Si deseas que algún juego mas aparezca en este museo solo has de pedirlo, el único requisito es que sea divertido.

  3. Borg dijo:

    Por citarte un par que no son los típicos clásicos archiconocidos, pero son muy buenos;

    De naves espaciales y para un solo jugador, me encantaba el Sidewinder;
    http://www.youtube.com/watch?v=CBrhlbr-bt8

    Otro muy bueno era el Silkworm, para dos jugadores (Helicóptero / Geep);
    http://www.youtube.com/watch?v=z3kN1rblzhI

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>