«

»

Jun
11

Rome AD 92

Titulo : Rome AD 92
Año : 1992
Desarrollador : Millennium Interactive
Plataforma : PC
Genero : Aventura Gráfica/Estrategia

Una de las mayores criticas que se les suelen hacer a los videojuegos es la de que son un pasatiempo inútil, que no sirven nada mas que para perder el tiempo y que su finalidad ultima solo es entretener.

Cierto es que la finalidad de un videojuego es entretener y divertir, pero ello no significa que deba ser un pasatiempo descerebrado y banal. Al igual que ocurre en cine y literatura nos encontramos una gran variedad de entretenimiento, desde el mas descerebrado al mas intelectual.

Quiero aclarar que me parece muy correcto que existan tantos tipos de videojuegos, pues algunas ocasiones nos apetece mas disparar cuatro tiros y desahogarnos de un duro día de trabajo, y en cambio en otras ocasiones nos venda mas de gustomas estrujar nuestras neuronas y superar los mas difíciles retos mentales.

Con esta introducción lo que quiero dejar claro es que los juegos, al igual que otras artes, pueden ofrecer mas que un buen rato. En algunas ocasiones pueden servirnos para practicar nuestra lógica o incluso aprender algo de historia mientras nos divertimos, como es el caso de hoy.

Como reza el titulo del juego, este nos transporta al año 92 después de Cristo en pleno imperio romano. Como sabrá cualquier entendido en historia romana es una época convulsa, el imperio apenas tiene 100 años de antigüedad y ya han pasado por el mas de una decena de emperadores.  En pocas palabras, Roma esta corrompida hasta sus cimientos.

Pero en este juego no seremos ningún emperador ni siquiera un ciudadano romano, seremos un simple esclavo el listón mas bajo de la sociedad romana. Y es que lo mas curioso de este juego es que nos enseñara la parte mas oscura y corrupta del imperio romano.

Nuestro amo encargándonos una tarea

El planteamiento inicial del juego es sencillo, somos un esclavo de un poderoso ciudadano romano de Herculaneum. Nuestro amo nos encarga una sencilla misión, debemos dar un mensaje a su amigo el Cónsul Seganus. Pero claro si solo fuera eso el juego seria muy sencillo, la suerte o la mala suerte hace que nada mas entregar el mensaje el Vesubio entre entre en erupción, pues estamos situdos en una villa cercana a Pompeya.

A partir de aquí deberemos decidir que hacer con nuestra vida, pues nuestro protagonista esta harto de la vida de esclavo y decide aprovechar el caos existente para huir. A partir de aquí hemos de decidir que hacer, si morir bajo la lava o escapar hacia Roma e intentar ascender puestos en la sociedad.

El juego nos ofrece total libertad desde el inicio, podemos hacer lo que queramos sea legal o ilegal.  En ningún momento seremos censurados por nuestras acciones, aunque como es lógico algunas de ellas nos puedan llevar a la muerte, por ejemplo al amenazar a un soldado.

Y es que pese a que el juego nos da absoluta libertad, el objetivo del juego es pasar de ser esclavo a emperador y para ello deberemos hacer uso de nuestras mas hábiles triquiñuelas. Tendremos que hacer de todo ya sea acusar, matar, robar o engañar a la plebe en la búsqueda de nuestro objetivo, aunque todo esto deberemos hacerlo a escondidas ya que de cara al publico tenemos que hacernos pasar por un ciudadano ejemplar.

Si no vamos con cuidado, es posible que acabemos así

Pero como he dicho antes el juego retrata la corrupción que había en Roma y no seremos los únicos en búsqueda de poder. Mas habitantes y cónsules de la ciudad usaran sus malas artes para conseguir lo mismo que nosotros y no dudaran en quitarnos de en medio si entorpecemos sus planes. No sera raro acabar con una daga entre nuestras costillas si no jugamos bien nuestro papel.

Aparte de mostrar la cara oculta de Roma, el juego también os enseña la vida diaria de la ciudad. Si nos damos uno paseo podremos ver gente corriendo por ella, mercaderes vendiendo sus existencias e incluso la venta de esclavos. Cada cierto tiempo habrá una puja en la plaza central en la cual podemos participar para comprar un esclavo, algo muy útil pues mas tarde lo podremos utilizar como gladiador y ganar dinero con el.

Este punto es destacable, pues realmente la ciudad esta viva, aunque no hagamos nada los ciudadanos seguirán con sus quehaceres diarios e ira pasando el tiempo hasta hacerse de noche. Quizás aquí encontremos un punto negativo, pues habrá que hacer algunas acciones en un momento correcto o no podremos seguir.

Para movernos para la ciudad usaremos el ratón a modo de aventura gráfica, haciendo clic en la pantalla nos moveremos al punto que queramos y con las flechas del lado izquierdo nos moveremos continuamente en esa dirección.  En cambio si deseamos ir a un punto concreto del mapa, solamente debemos hacer clic en ese punto y el personaje ira automáticamente hacia el.

El resto de acciones también están en el panel izquierdo y son las típicas del genero, hablar,usar y la mas importante la opción de “Quien”. Esta acción nos informara quien es el personaje seleccionado, diciéndonos nombre, rango y una pequeña descripción, algo muy útil pues al ser los personajes tan pequeños es difícil distinguirlos.

Obteniendo información sobre un personaje

El juego realmente tiene un aspecto gráfico muy curioso, pues esta mostrado en perspectiva isométrica, pero los personajes y edificios tienen un aspecto pequeño. Ademas de que el escenario es plano, dando la sensación a veces de estar viendo una maqueta o un escenario de teatro.

Como hemos visto el juego hace un buen reflejo dela sociedad romana, mostrando desde el día a día hasta la parte mas oscura con engaños y estratagemas políticas. Pero si por algo destaco el imperio romano fue por su poderosa fuerza militar y esto también lo muestra el juego. Al llegar a cierto punto se pasaremos de una aventura gráfica a un juego de estrategia para después pasar de nuevo a la aventura gráfica y así en un par de ocasiones.

Durante esta parte estratégica el juego continuara siendo igual en cuanto gráficos y control, pero tendremos a nuestro cargo un grupo de soldados y deberemos realizar objetivos. Para realizar estos objetivos deberemos dar ordenes a nuestros soldados, ya sea de formación o de acción.

Para ello las acciones a realizar cambiaran y pasaremos de poder hablar o usar a comandos como formar, escoger grupo o dar ordenes. Realmente en estos capítulos haremos mas uso de nuestra astucia que de nuestra fuerza bruta pues siempre estaremos en desventaja con el enemigo.

Así que no esperéis un juego de estrategia al uso donde podemos crear unidades sin parar, aquí tenemos unidades limitadas y tenemos que usarlas sabiamente.

Formando con nuestras tropas

Esta combinación entre aventura gráfica y estrategia nos puede chocar al principio, pero una vez acostumbrados nos daremos cuenta que dota al juego de frescura, pues los momentos de estrategia están muy bien introducidos justo cuando nos empezamos a aburrir del juego.

Pese a que en el general es un gran juego hay que achacarle dos puntos negros. El primero es su gran dificultad, cualquier cosa nos puede matar o dejarnos en punto muerto, hay que ir con mucho cuidado pues amenazar a cualquiera nos puede suponer la muerte o incluso meternos en donde no debamos, como pro ejemplo el palacio imperial si somos un simple ciudadano.

La otra pega es su gran libertad, la principio habrá momentos que no sabremos que hacer ni por donde tirar. Si a esto le unimos que hay que hacer las cosas a un determinado momento hace que muchas veces en las partidas iniciales no sepamos como seguir y el juego se convierta en ensaño y error.

Estas dos pegas se darán sobretodo en las primeras partida, haciendo que nos podamos frustrar y dejar el juego a la primera de cambo. Pero os aseguro que si le dais una oportunidad y os gusta la cultura romana os encontrareis con una gran juego que os dará horas de diversión.  Ademas esta totalmente en castellano.

Por otra parte, si os gusto este juego os recomiendo The Adventures of Robin Hood del mismo estudio y con una jugabilidad muy similar, pero ambientado en las aventuras de Robin Hood.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>