«

»

Mar
14

Breath of Fire IV

Título : Breath of Fire IV
Año : 2000
Desarrolladora : Capcom
Plataforma : PC, Playstation
Género : Rol

Hubo una época que el JRPG fue uno de los géneros rey en Japón, tanto que incluso Capcom no desaprovecho la oportunidad para hacerse con su trozo de pastel. Y lo hizo con una de sus sagas quizás más desconocidas pero no por ello de menor calidad, Breath of Fire.

Los que conozcan esta saga, pueden acusarla de innovar demasiado, pero  es que es precisamente lo que buscaba Capcom. Hacer un JRPG al uso, siguiendo todos los patrones pero a la vez, que tuviera su propio carisma. Cosa que consiguió sin duda, haciéndose un hueco en el mercado. No llego a competir contra los grandes tótems como son Final Fantasy o Dragon Quest, pero la franquicia se defendió bastante bien.

Más, que Breath of Fire siguiera todos los tópicos y canones del JRPG sin desviarse demasiado, es algo que juega a favor y en contra, a la vez. Siendo el mayor exponente de esto Breath of Fire IV, el ultimo que siguió esta fórmula. Por un lado, uno se siente cómodo al jugar al juego si ya ha jugado a varios JRPG, siendo también un excelente punto de inicio para meterse dentro de este tipo de juegos. Por otro, lo cierto es que acusa cierto agotamiento siempre jugar a lo mismo, pudiendo ser un poco tedioso si uno busca algo diferente. Y es que para empezar, la historia no podía ser más cliché.

Como buen JRPG , no pueden faltar dialogos

En un mundo remoto, dos continentes separados durante miles de años por un mar de lodo, establecen contacto por primera vez. Desgraciadamente, las dos partes no llegan a entenderse, estallando una cruenta guerra. Tras años de lucha, los dos bandos agotados, se ven forzados a firmar de un tratado de paz

Un año después de esa firma, la princesa Elina, de la Alianza de Naciones oriental, desaparece en el Imperio Fou occidental mientras visitaba a las víctimas de la guerra. Ante la impasividad de la Alianza de Naciones, la cual decide no enviar tropas en busca de Elina pues podría suponer un conflicto diplomático, Nina, hermana de Elina, decide ir en su búsqueda, en compañía de Cray, el líder de la tribu de los Worens, y amigo de ambas desde la infancia. Durante su búsqueda, se encontraran con Ryu, un misterioso muchacho que no recuerda nada de su pasado, pero el cual esconde un gran poder.

Como podemos ver, tenemos varios tópicos en el argumento. Dos países enfrentados, una guerra, una princesa desaparecida y un héroe con amnesia. Algo que hemos podido ver cientos de veces anteriormente. Cosa que en parte se agradece, pues es una historia sencilla, sin complicaciones, fácil de entender, permitiendo que nos centremos en el juego, pero por otra uno puede sentir que es algo banal.

La búsqueda de Elina nos llevara por todo el mundo

Por supuesto, la historia va mejorando y teniendo su propia personalidad, de lo contrario no estaría hablando de este juego y lo hubiese dejado en la estantería a las pocas horas, Si lo jugáis por primera vez, sed paciente, la historia tarda algo en arrancar pero vale la pena. No es un gran guion, pero si tiene la suficiente calidad para tenernos enganchados, sin necesidad de complicarse demasiado.

Y es que una de las curiosidades de este título, es que cada cierto tiempo, llevaremos a un extraño personaje, el cual tiene un nivel bastante alto, incluso en niveles iniciales y que tiene los mismos poderes de Ryu, convertirse en dragón. Y es que esta es la seña de identidad de Breath of Fire, el personaje principal puede convertirse en este ser mitológico, accediendo a un nivel de poder superior.

Como es de esperar, este estado será transitorio, no podremos estar todo el rato transformados en dragón, pues haría el juego demasiado sencillo. En Breath of Fire IV, en lugar de ser una invocación como anteriores entregas o una forma momentánea para un solo ataque, Ryu se convertirá en un híbrido entre dragón y humano. Esta forma hibrida nos dará nuevos poderes, más fuerza, resistencia y un considerable aumento de salud, pero a cambio ira consumiendo nuestro mana, o puntos de habilidad como los llama el juego,  durante cada turno. Cuando los puntos de habilidad lleguen al cero o se perdamos todos los puntos de vida, volveremos a nuestro estado normal. Esto hace que según la cantidad de puntos de habilidad disponibles, nuestra transformación dure más o menos. También está el hecho de las diferentes magias, ataques especiales e invocaciones que usemos en este estado, consumirán puntos de habilidad, así que habrá que tener cabeza y planificar ataques, a menos que nuestro objetivo sea un ataque relámpago y matar al enemigo en pocos turnos.

Transformados en dragón, seremos mas poderosos

Y es que si algo define los combates de Breath of Fire IV, es estrategia. Cada personaje tiene sus propias habilidades únicas y sus propias características. Unos son más poderosos con la magia, otros más de fuerza bruta y otros más resistentes. Saber cuándo utilizar cada es clave para salir adelante, pues atacar a lo loco, solo servirá con enemigos de bajo poder. Y es que otra de las características de este juego, es que tendremos a todos los personajes disponibles durante la batalla. Divididos en dos filas, habrá tres delante y tres detrás. Solamente serán atacados los de la fila delantera y solo estos podrán atacar, pero en cualquier momento podemos intercambiar uno de vanguardia por otro de retaguardia, pudiendo sacar un personaje para que lance un hechizo un turno y volverlo a poner en lugar seguro al siguiente. Incluso existen hechizos de curación que afectan a los seis miembros.

Aquí no acaba la interacción con los miembros en la retaguardia, estos en momentos críticos, lanzaran algún hechizo de curación o un ataque de manera automática. Por supuesto, esto cambiara según que personajes estén en segunda fila. Además que mientras estén en allí, irán recuperando puntos de habilidad en cada turno. Desgraciadamente, estos puntos solo servirán en esa batalla. Una vez acabemos con esta, los personajes tendrán los puntos de habilidad que les restaba, como si nunca los hubieran recuperado por descansar durante la batalla. Por supuesto, los que recuperemos a través de objetos, sí que seguirán estando. El mismo juego separa esos puntos de dos colores. Azul y morado.

A esta variante táctica, hemos de sumarle que ciertos ataques se combinan entre sí. Unir un ataque de aire con uno de fuego, crearemos uno nuevo. En ningún momento se nos dice cuáles son los combos, tendremos que ir descubriéndolos, aunque siguen cierta lógica. Unir fuego con hielo, por lógica, no funcionara, pero fuego con roca, creara meteoritos.

Los enemigos no dudaran a la hora de atacarnos con magia

Realmente, en los combates es donde está la gracia del juego y todas sus virtudes.  Estos son divertidos y no se hacen demasiado pesados, recordemos estamos hablando de un JRPG, los combates por turnos, son el plato de cada día en este género. Más gracias a la sencillez y agilidad de los combates, será tarea fácil acabar con los enemigos. En ningún momento, a excepción de los compases finales, el juego es demasiado difícil, no siendo ni necesario subir demasiado de nivel para continuar. Si vamos batallando y explorando un poco el mapa, siempre estaremos en un nivel adecuado para continuar. Y es que curiosamente, pese a que este juego sigue las reglas del género a rajatabla, la exploración es el punto más flojo del título.

En lugar de tener un gran mundo por el cual perdernos, de una ciudad a otra nos moveremos por un mapa con los caminos prefijados. Es más, hasta que no hablemos o desencadenemos ciertas acciones, no se desbloqueara más camino. El punto bueno de esto es que mientras estemos en el mapa, no seremos atacados, siendo liviano el ir de un punto a otro. De todas manera, para que no sea aburrido y ofrecer algo de exploración, por los caminos nos encontraremos puntos opcionales que podremos investigar al gusto, los cuales si nos darán acceso a llanuras o desiertos, donde habrá enemigos y objetos.

Este curioso modo de explorar el mundo, hace que nos encontremos con la gran piedra en el camino de Breath of Fire IV. Normalmente en los JRPG tenemos numerosas misiones secundarias que nos ayudan a aumentar de nivel pero que son totalmente opcionales, haciendo que podamos ir más por faena aunque sea a costa de que el juego sea más difícil. En este juego, las misiones secundarias están metidas, un poco con calzador, dentro de la historia principal, haciendo que se ralentice el guion. En si no es nada malo per se, pero antes de enfrentaros a Breath of Fire IV, hay que tener presente que es un juego con el cual se debe tener paciencia, a cambio os dará horas y horas de diversión.

Invocar a un dragón es simplemente espectacular

Y es que gracias a sus preciosos gráficos, que combinan de manera majestuosa los polígonos con los sprites, siendo las animaciones de los personajes una unten tica obra de arte, nos adentramos rápidamente en ese mundo mágico. A más de que el uso de polígonos se usa de manera muy inteligente, pudiendo rotar la cámara en casi todo el juego.

Breath of Fire IV es un JRPG clásico, con todos los defectos y virtudes que esto supone. Si tienes ganas de jugar a un JRPG y estás cansado de los clásicos, dale una oportunidad. Si quieres empezar con alguno este es un buen principio, más ahora que existe una magnifica traducción hecha por fans. Sea cual sea el motivo que te empuje  a empezar esta aventura, hazlo con calma, con paciencia. Este es un plato que no se puede engullir, se ha de saborear cada textura con paciencia. Si haces ese pequeño esfuerzo, te encontraras con una autentica obra maestra.

No comment yet

No ping yet

  1. Twins dijo:

    ¡Hola!
    Parece un juego interesante. Aunque hemos de decir que nunca nos ha llamado especialmente demasiado la atención los juegos con combates por turnos, pero nos hemos ido acostumbrando con bastantes Final Fantasy. Mismamente ahora estamos jugando a Final Fantasy XIII. De estos juegos nos gustan mucho la historia.

    ¡Un saludo!

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>