«

»

Abr
24

Personalidades ilustres : Clive Sinclair

Todo aquel que es lector asiduo de este blog, o que ha llegado aquí, aunque sea por casualidad, es fan de los videojuegos. Y seguro reverencia a programadores, músicos, grafistas, guionistas, diseñadores y demás componentes de una empresa de desarrollo de videojuegos. No osbtante, muchas veces nos olvidamos de una parte muy importante de nuestro hobby. Los sistemas donde jugar nuestros videojuegos.  Sin un aparato donde conectar nuestro cartucho, CD, DVD o el sistema de almacenamiento correspondiente, no tendríamos donde jugar. Y estos sistemas son diseñados por programadores, ingenieros y empresarios.

Hoy repasaremos la vida de uno de esos visionarios, gracias al cual, la informática dio un gran paso para introducirse en los hogares, a la vez que los videojuegos se hacían populares, aunque curiosamente, no fue su intención en ningún momento.

Clive Marles Sinclair nació un 30 de julio de 1940 en Londres. Ya desde bien pequeño, demostró tener una inteligencia por encima de lo normal, y es que como dice el refrán, de casta le viene al galgo, el padre y el abuelo de Sinclair eran ingenieros. Debido a la guerra, Sinclair y su madre, el padre estaba en el frente, huyeron de la ciudad al campo con unos familiares. Es más, poco después de su huida, recibieron un telegrama donde se les notificaba que su casa había sido bombardeaba. Cuando el padre volvió de la guerra, finalmente la familia se instaló en la ciudad de Bracknell, donde nacieron sus hermanos Iain y Fiona.

Clive Sinclair con algunos de sus inventos

Fue en el colegio, donde demostró su alta inteligencia, sobresaliendo en matemáticas, aburriéndose incluso en clase, donde se encontraba fuera de lugar, prefiriendo la compañía de adultos, los cuales consideraba que estaban a su nivel intelectual. Aun así, Clive Sinclair, no tuvo una infancia fácil, cuando tenía diez años, su familia sufrió problemas financieros, lo que hizo que no pudiera asistir a escuela durante algunos periodos, pues tuvo que trabajar, cortando césped, por ejemplo. Aun así, siguió un estilo autodidacta, diseñando con solo 14 años, un submarino. Tras unos años duros, finalmente pudo volver a los estudios en el Highgate School de Londres y en el St. George’s College, en Weybridge. Mas, pese a tener tan sobresaliente intelecto, renuncio ir a la universidad, y es que durante las épocas que estuvo trabajando, conoció la electrónica, pues estuvo trabajando en empresas como Mullard y Solatron, enamorándose de esta ciencia.

Sinclair tenía desde hace tiempo una idea rondándole por la cabeza. Había vivido penurias económicas y no quería volver a pasar por lo mismo, así que crear una empresa era la solución.  Y es que durante su estancia en el Highgate School de Londres, había diseñado un circuito de radio, a un precio realmente bajo. Un constante en todos sus proyectos de ingeniería. Así que, durante un tiempo, estuvo escribiendo artículos para la revista Practical Wireless, ahorrando cada ganancia hasta tener el mínimo, amas cincuenta libras que pidió prestadas, para poder fundar Sinclair Radionics Ltd en 1961.

Realmente, la empresa era muy austera, la formaba tan solo él, en una habitación. Mientras de día seguía redactando, de noche dedicaba las horas a su negocio. Vendiendo equipos de radio y amplificadores por correo. Gracias al bajo precio de sus productos y a su calidad, rápidamente la empresa fue haciéndose un nombre, ganando capital y personal. En apenas seis años, en 1967, la facturación de la Sinclair Radionics Ltd alcanzó las 100.000 libras, aumentando su catálogo con amplificadores, altavoces e incluso televisores en miniatura. Lo que empezó en una pequeña habitación, acabo siendo toda una empresa.

Uno de los anuncios de Sinclair Radionics Ltd

En 1972, Sinclair Radionics Ltd dio un gran paso, lanzando al mercado su primera calculadora. Y es que como Commodore, antes de los ordenadores, paso por este mercado. Executive, que era el nombre de esta primera calculadora Sinclair, era todo un avance. Era mucho más pequeña que sus competidoras, gracias a que utilizaba una pila para audífonos. Es gracias al éxito de sus calculadoras, que Sinclair decide fundar otra empresa, llamada Ablesdeal Ltd, cambiando su nombre por el Science of Cambridge Ltd en julio de 1977. Es esta empresa donde empieza coquetear con la informática, lanzando al mercado MK14, kit electrónico, gracias con el cual, uno se podía fabricar su propio ordenador, por solo £39,95.

Realmente la idea no fue de Sinclair, si no de Ian Williamson. Este se presentó a Clive Sinclair y Christopher Curry, el cual había ayudado a Sinclair a fabricar su primera calculadora, con la idea fabricar un kit basado en el National Semiconductor SC/MP, uno de los primeros microprocesadores de la historia. Sinclair viendo que el proyecto encajaba en su idea de productos de bajo coste para el público, acepto encantado la idea. Se vendieron más de quince mil kits. Sinclair se quedó con la idea de un ordenador a bajo coste, y nada más lanzar al mercado el MK14, se puso manos a la obra, con un ordenador ya construido, sin la necesidad de ser montado por el usuario. Primero se trabajó con la idea de Mike Wakefield y Basil Smith, pero cuando se vio que los costes de fabricación harían que el ordenador costara más de cien libras, se desestimó la idea. De aquí nació finalmente el Grundy NewBrain.

Finalmente, Sinclair opto por la idea de Jim Westwood, que no era tan potente como el NewBrain pero encajaba en los planes de la empresa. Un ordenador a bajo coste. Esta máquina seria el mítico Sinclair ZX80. Este ordenador fue diseñado por el mismo Sinclair, se basaba en una CPU NEC que corría a 3,25 MHz, y fue equipada con 1 kB de memoria RAM estática ampliable a 16K, y 4 kB ROM que contenía: el lenguaje de programación Sinclair BASIC, el editor, y el «OS».  Se diseñó de forma que funcionara con el mínimo de componentes y fuera lo más barato posible, costando un total de £79,95 en forma de kit o £99,95 si se compraba ya ensamblado, tal como quería Sinclair. No hay que decir, que, gracias a esos precios, fue un total éxito, llegando a existir listas de espera de varios meses para poder conseguir uno. De hecho, la empresa cambio nuevo de nombre a Sinclair Computers Ltd.

El ZX80, el primer gran éxito de la empresa

Ante el éxito de ventas, estaba claro que tarde o temprano habría una actualización. Gracias al trabajo de Rick Dickinson, se empezó a trabajar en el Sinclair ZX81, el sucesor del ZX80, el cual era más pequeño e incluso un menor precio, £49,95 en formato kit y £69,95 ensamblado. En esta ocasión, aun a su bajo coste, que permitió que la informática entrara en miles de hogares, no consiguió el mismo éxito de crítica, dejando sensaciones agridulces, vendiendo, pese algunas críticas, un millón de unidades. Fue justamente durante esta época, cuando Sincalir ingreso en la Mensa británica y fue presidente durante 17 años desde 1980 hasta 1997.

Sinclair Computers, que fue renombrada nuevamente como Sinclair Research Ltd, no se dejó abatir por las críticas. Clive Sinclair rápidamente se empezó a trabajar en el siguiente ordenador, junto a Rick Dickinson en el equipo, junto a Richard Altwasser y Steve Vickers. El fruto de sus esfuerzos, sería el gran ZX Spectrum.

Escuchando las críticas hacia su anterior producto, Sinclair decidió crear un ordenador un poco más potente, aunque ello aumentara costes, aunque seguía fiel a su idea de ser de bajo coste. Gracias a este musculo extra, se diseñó un ordenador, que, si bien no era el más potente del mercado, podía plantar cara a sus competidores, teniendo por bandera el económico precio. Lo más curioso es que gracias a sus capacidades gráficas, empezaron a salir multitud de videojuegos para el sistema, algo para lo que no había sido diseñado, pues a Sinclair nunca le intereso el tema de jugar con ordenadores, no incluyendo esa variable en la ecuación.  Y curiosamente, los videojuegos, fueron una de las cosas que más impulsaron las ventas, llegándose a calcular un total de cinco millones de máquinas, en toda su vida comercial.

Gracias al éxito de su ordenador, sobre todo en tierras anglosajonas, Sinclair fue nombrado caballero por la mismísima reina de Inglaterra, en 1983, en reconocimiento a su labor en el impulso tecnológico y un doctorado honorario de la Universidad Heriot-Watt en 1983. Lo que más llama la atención, repasando la vida de Clive Marles Sinclair, es que justamente en esta época, dejo de lado su atención en los ordenadores, para centrarse en otros temas como, por ejemplo, los vehículos. Ese mismo año funda Sinclair Vehicles. Y es que Sinclair siempre había sido una persona con múltiples inquietudes y pedirle que se centrara en un solo campo, era tarea arduo imposible. Aun así, no se desvincula del todo, por ejemplo, se lanza el Sinclair QL, diseñado para empresas.

Sinclair junto a su mayor éxito dentro de la industria

Mas, la principal obsesión de Sinclair era sacar al mercado un vehículo monoplaza y que fuera eléctrico, todo un adelanto en los ochenta. Y tras trabajar en varios prototipos, saco al mercado el Sinclair C5, en 1985, un vehículo eléctrico, con únicamente espacio para el conductor. Con este producto, Clive Sinclair esperaba repetir el éxito de sus ordenadores, pero la verdad, es que el producto fue un completo fracaso. Este vehículo solo corría a una velocidad de 24 km/h y es que estaba pensado para circular solo por ciudad. Esto, unido a que no ofrecía demasiada protección, fue muy criticado por la prensa. A los tres meses del lanzamiento, la producción se había reducido en un 90%. No se vendía casi ningún Sinclair C5. En apenas un año, la empresa de Sinclair entro en quiebra, viéndose obligado a vender la marca ZX Spectrum y sus patentes a Amstrad por tan solo cinco millones de libras. Fue en este momento, cuando Sinclair abandono por completo el mercado de los ordenadores, centrándose en la creación de patentes.

En 1990, Sinclair Research estaba compuesta por Sinclair y otros dos empleados, y sus actividades se centraron en la bicicleta eléctrica Zike, el motor de bicicleta Zeta y la bicicleta plegable A-bike. Finalmente, en 1997, Sinclair Research estaba formada solamente por el mismo Sinclair. De nuevo, volvió a sus orígenes. En 2003, Sinclair Research estaba colaborando con la firma Daka con sede en Hong Kong. Las dos empresas colaboraron en un Sea Scooter y una unidad de silla de ruedas.

Finalmente, Sinclair dejo los negocios, convirtiéndose en un personaje público, pues participo en el programa Late Night Poker en Channel 4. Ganó la primera final de la serie de la escisión de Celebrity Poker Club, pues por lo visto es un gran jugador de póker. Actualmente a sus 78, vive una apacible jubilación.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>