«

»

Feb
14

Gex: Enter the Gecko

Título : Gex: Enter the Gecko
Año : 1998
Desarrolladora : Crystal Dynamics / Realtime Associates
Plataforma : Playstation, PC, Nintendo 64
Género : Plataformas

El éxito y la revolución que supuso Super Mario 64, todo un mazazo hacia los juegos de plataformas en dos dimensiones, hizo que la industria rápidamente virara hacia esa dirección.

Lógicamente, no fue cosa de dos días, pero no tardaron en aparecer clones y juegos que copiaban la mecánica, con más o menos gracia. Aunque ninguna de estas copias pudo desbancar al original, lo cierto es que hubo algunos que tuvieron el suficiente carisma y gracia para, al menos, hacerse un pequeño hueco en el mercado, eso sí siempre bajo la sombra del todopoderoso Super Mario 64. Algunos de estos juegos fueron, por ejemplo, Croc: Legend of the Gobbos, Spyro the Dragon, Bugs Bunny: Lost in Time o Gex: Enter the Gecko, el cual fue mi particular Super Mario 64, debido a que tuvo versión para PC.

He de reconocer que Gex no era un personaje que me llamara mucho la atención, pese a que había jugado varias veces a la demo de sus primeras aventuras, ni que tampoco soy demasiado fan de los plataformas en tres dimensiones, pero no sé qué tenía Gex: Enter the Gecko, que me quede embelesado cuando lo vi por primera vez en PlayStation, siendo su versión para PC, el regalo de reyes de ese año. Algo curioso, pues Super Mario 64 nunca me llamo la atención y este juego era casi un calco. Cambien la recolección de estrellas por mandos de televisión y tendrán Gex: Enter the Gecko.

Desde el principio, queda claro que la television tendrá un papel importante

Seguramente, lo que me llamo la atención, fue el modo que parodiaba el mundo de la televisión. Al igual que la primera parte, todo giraba alrededor del cine y las series. Gex, después de vencer al malvado Rez, decide dedicar su vida a lo que más le gusta, ver la televisión durante todo el día. Pasa horas y horas mirando Supermarket Sweep, en la versión americana el programa es Kung-Fu Theater. Así se ha pasado dos años, holgazaneando, comiendo y disfrutando de si programa favorito en su cómodo sillón. Mas, Rez ha vuelto de entre los muertos, dispuesto a cobrarse venganza.

Gex, que es un haragán de tomo y lomo, se niega a combatir de nuevo con Rez. Se ha retirado y no piensa mover su culo del sillón. Así que dos agentes del gobierno lo convencen ofreciéndole un montón de dinero. Nuestro héroe, al ver que sería suficiente para no tener que trabajar más en toda su vida, acepta el trato y se introduce de nuevo a la dimensión de los medios, donde habita Rez.

Detrás de este sencillo argumento, el juego tampoco necesita mucho más, nos encontramos con un juego de plataformas en tres dimensiones, que sigue al dedillo el esquema planteado por Miyamoto en Super Mario 64. A través de la dimensión de los medios, iremos accediendo a los distintos niveles del juego, exactamente igual que en las aventuras de Mario, pero en lugar de recorrer un castillo y meternos en un cuadro, recorreremos dicha dimensión y nos meteremos en un televisor. En cada pantalla deberemos recoger mandos de televisión para poder acceder a nuevos niveles, pues conforme avancemos en el juego, se nos exigirá un número mínimo de mandos para entrar en los mismos.

¿Donde estará ese dichoso mando?

Conseguir los primeros mandos será tarea sencilla. Llegando al final del nivel, conseguiremos uno, pero para conseguir el resto, el número de mandos por nivel suele ser tres,  tendremos que realizar misiones especiales. Como son, por ejemplo, acabar con un enemigo en concreto, recolectar una serie de moscas especiales, romper ciertos objetos o llegar a cierto lugar. Que nadie se espante, porque no hay que volverse loco para saber qué hacer. Al empezar cada nivel, podremos escoger que misión deseamos cumplir, siendo descrito este con una frase, que como mínimo, nos dará una pista de que hacer. Eso sí, tocara investigar todo el nivel en busca del objetivo, no siendo tarea sencillo. Alguno está realmente escondido. Y eso si no contamos los dorados y los plateados, que uno de ellos, equivaldrá a mínimo tres de los normales,  pero están muy bien escondidos.

La gracia está en que todos los niveles están basados en películas y programas de televisión, al igual que en el Gex original, dándole al juego un tono bastante diferente al típico plataformas. Huyendo de tópicos como la pantalla de hielo, el volcán, la fase acuática o la selva. Aquí pasaremos de un mundo oriental, al puro terror, pasando por la ciencia-ficción, los dibujos animados o la prehistoria. Además, no solo son cambios estéticos, según en el tipo de canal que nos introduzcamos, los mundos aquí son canales, la jugabilidad cambiara ligeramente hacia un lado u otro. Por ejemplo, el canal de dibujos animados serán los niveles más clásicos mientras que por ejemplo en el de kung fu, primaran más las plataformas. No es que haya cambios demasiado bruscos entre mundos, siendo algo más sutil, pero poco a poco iremos pillando esas diferencias, siendo a qué tipo de pantalla nos encontraremos cuando vayamos a entrar en una nueva fase. Y por si fuera poco, Gex cambia su atuendo en alguno de estos mundos, luciendo un kimono o incluso un traje de stormtrooper

Gex se vestirá según lo requiera la ocasión

Y es que ante todo, el juego es diversión pura y dura. Siguiendo, de nuevo, la estela marcada por el juego original, este derrocha humor por los cuatro costados. Todos los mundos son parodias de películas y programa televisivos. Incluso Gex se atreve a soltar algún que otro comentario sarcástico al iniciar cada nivel. Desgraciadamente al estar en inglés, si uno no controla esa lengua, será difícil entender lo que dice e incluso alguna de las bromas escritas por los niveles.

Pese a todas sus virtudes, los gráficos son correctos, el juego es divertido y el control preciso, Gex: Enter the Gecko, sufre el mismo fallo que sufría Gex. Es un gran juego, pero le falta ese algo que diferencia los grandes juegos de las obras maestras. Aun así el juego tuvo buenas críticas y conto con una tercera parte, Gex 3: Deep Cover Gecko, muy continuista respecto a la segunda entrega, siendo algo inferior. De todas maneras y pesar de que en su época no acabo de destacar, el pobre Gex siempre fue una mascota de segunda fila estando a la sombra delos grandes, este juego es un excelente plataformas en tres dimensiones, que si bien no llego a destronar al rey, estuvo muy de cerca, convirtiéndose, casi, en el Super Mario 64 de Playstation y de PC. Sin desmerecer la versión de Nintendo 64 llamada Gex 64: Enter the Gecko, que era un poco más pobre en algunos aspectos, pero ofrecía nuevos niveles. La versión de Game Boy Color es tan diferente, un plataformas 2D al uso, que merecería su propio análisis por separado.

Artículos que pueden ser de tu interés

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>