«

»

Sep
30

Retro-Curioso : La competición SwordQuest

swordquest_serieEn marketing es habitual hacer concursos, sorteos y promociones. Es uno de los pilares básicos del Social Media, que tanto da que hablar últimamente, cosa que es bastante lógica, un buen concurso es un gran manera de dar conocer un producto, a la vez que el consumidor te da datos sobre él de manera voluntaria. El problema esta cuando los premios son tan ostentosos, que casi te pueden llevar  a la ruina.

El concurso que se hizo con SwordQuest tiene sin duda el honor de premiar a sus participantes con los regalos más caros e impresionantes que nunca se ha dado ni se volverá a dar nunca en el mundo del videojuego.  No estamos hablando de coches, viajes ni siquiera un apartamento en Torrevieja.

Los premios eran un talismán de oro,  un cáliz de platino, una corona de oro, una  gran piedra de jade blanco y una espada con joyas incrustadas. Esto podía llevarse uno si superaba los retos que le ofrecía SwordQuest.

Puede sonar a leyenda urbana, pero no, toda la historia que os voy a explicar es totalmente cierta. Existe documentación, fotografías y material diverso que demuestra que la competición de SwordQuest y que esos premios, existieron.

Sword Quest 1

Anunciando la competición SwordQuest

Primero hemos de situarnos. Es 1982 y Atari en esta su pleno apogeo. Facturaba dinero a espuertas y aunque el Pac-Man para Atari 2600 había sido un pequeño descalabro, la empresa se podía permitir realizar un concurso. No obstante, todos sabemos cómo era Atari por esos tiempos.

No se conformaría con crear un sencillo concurso que premiara a su ganador con dinero en metálico, un coche o quizás una muestra de su catalogo. Era una empresa grande y todo se tenía que hacer a lo grande, así que se empieza a gestar un elaborado plan de marketing.

Primero se decidió que el juego escogido seria la secuela de Adventure, que se llamaría SwordQuest. El juego vendría con un comic, que aparte de explicar la historia, tendría un pequeño secreto, entre sus páginas había unas palabras escondidas. Solo gracias a las pistas que nos daba el juego y nuestro ingenio podíamos encontrarlas.

Porque no era tan fácil como abrir el comic y buscar como un loco. El comic tenía diez palabras secretas y las correctas eran solo cinco. Primero para saber que paginas mirar, teníamos que acceder a una serie de salas secretas en el juego, colocar dos objetos concretos y entonces aparecería el numero de pagina a mirar en una esquina. Una vez sabíamos que diez páginas eran, gracias a las pistas de la primera pagina, podíamos saber cuales eran las cinco palabras correctas. Los que descubrieran esto, pasarían a una final, donde competirían por el premio.

Sword Quest

En estos cómics estaba la respuesta

Esa era la idea inicial, un juego, un premio, una competición. Mas poco a poco, la cosa fue creciendo. Atari veía en esa idea una gran campaña de publicidad y con el tiempo en lugar de un juego, pasaron a ser cuatro, Earthworld, Fireworld, Waterworld y Airworld. Juntos formaban la tetralogia SwordQuest.

Uno puede pensar, “Bueno, la única diferencia es que en lugar de cinco palabras, habrá veinte. Cinco por juego”. Si, habría veinte palabras, pero ya no habría un premio, si no cinco. Uno por cada juego y uno final para el que se coronara como maestro de SwordQuest. Y es que la idea de Atari era enfrentar a los cuatro ganadores en una batalla final.

Por si esto fuera poco, cada premio tenía que ser espectacular, acorde con la ambientación fantástica del juego. Los premios serian los siguientes:

  • Earthworld, un talismán de oro de 18 quilates y diamantes.
  • Fireworld, un cáliz de oro, zafiros y rubíes.
  • Waterworld, una corona de oro, aguamarinas, rubíes y zafiros.
  • Airworld, una piedra filosofal de jade dentro de una caja de oro blanco de 18 quilates.

Se calcula que el valor de cada premio era la escalofriante cifra de 25.000 dólares de la época, toda una burrada, pero el que se llevaba la palma era el premio para el ganador del duelo final,  una espada acabada en oro y con detalles de diamante, por valor de 50.000 dólares. Atari, se gasto en total, 150.000 dólares.

Porque esa es otra, los premios no se iban fabricando durante la realización de los concursos, se mandaron forjar antes de lanzar la campaña de marketing. Hubiese un ganador o no, los premios estaban en las oficinas de Atari.

En octubre de 1982 se lanza al mercado Earthworld y la campaña de marketing es todo un éxito. Más de cinco mil personas envían sus respuestas, pero solo ocho responden correctamente. De estos, fue Steven Bell el que se proclamo ganador y se llevo a casa el ansiado talismán. A día de hoy, se desconoce si todavía lo tiene, aunque se rumorea que lo vendió.

Sword Quest jpg

Steven Bell con el talisman de oro de 18 quilates y diamantes.

Al año siguiente, en febrero, sale Fireworld con mas éxito aun que su antecesor. Más de una cincuentena de personas envían sus respuestas y tienen opciones para pasar a la final, haciendo que Atari tenga que hacer una segunda ronda. Los ganadores deben escribir una redacción reflexionando sobre el juego. Una solución un poco chapucera, pero es que ni ellos mismos se esperaban superar la cifra de cincuenta participantes en la ronda final. Finalmente, Michael Rideout se hace con el premio. En una entrevista que le realizaron en 2005, confirma que aun tiene el cáliz.

Con Waterworld, las cosas empiezan a torcerse. Estamos en plena crisis del videojuego, Atari empieza a sufrir las consecuencias y fabrica menos cartuchos. Aun así, se reciben de nuevo numerosas respuestas, pero en el último momento se cancela el concurso. La empresa está al borde de la quiebra y no puede asumir los costes. La corona se queda en las oficinas de Atari.

Airworld supone la muerte de la tetralogia SwordQuest. La ultima parte no llega a salir al mercado, existiendo solo algún prototipo. Atari decide cancelar del todo la competición SwordQuest y en compensación da a Steven Bell y Michael Rideout, 15.000 dólares por no poder participar en la gran final.

Sword Quest

Anunciando la corona que nunca se llego a dar

Así que nos encontramos que de los cinco premios, solo dos se reparten. A partir de este momento, el destino de la corona, la piedra y la espada es muy incierto, aquí si que encontramos numerosas leyendas urbanas. Hay quien asegura que fueron fundidas o incluso empeñadas para asumir costes,  algunos que se los quedo Warner Bros pues recordemos que durante un tiempo Atari fue subsidiaria de esta  y otros, quizás la teoría más plausible, que fue Jack Tramiel quien se quedo los premios. Al comprar la empresa, se hizo con todo lo que había en las oficinas y se rumorea que este hombre los tenía como decoración en su casa. Fuera cual fuera el destino de estas tres piezas, la verdad es que nunca más se supo de ellas.

Este fue el final para una historia tan increíble como cierta. Atari en todo un acto de esplendor, locura y porque no decirlo, soberbia, se atrevió a dar 150.000 dólares en premios. Unos premios que nos sumergían aun mas en los juegos y que nos hacían jugar incluso fuera de ellos, buscando pistas en los comics. Una verdadera lástima que nunca se pudiera celebrar la final.

 

No comment yet

No ping yet

  1. Luis Miguel Herrero(Sir Arthur) dijo:

    Esto si que fue una supercompetición madre mía.. Con unos premiacos increíbles para la época. Creo que en uno de los episodios del Angry Video game Nerd hablaron tb de este juego y concurso.

    Pues algo del estilo en plan moderno en los últimos años solo recuerdo cuando se tuvo que buscar en distintos puntos no se que rayos era.. Una especie de Gimkana o búsqueda.. no lo recuerdo bien Lo he estado ahora buscando mientras escribía pero na.. Da igual. El caso es que actualmente ya solo podemos aspirar a DLC’s gratis o “regalitos” por precompra pero este tipo de cosas tan mágicas cada vez menos.. Una pena.

    Gran artículo narrándolo todo Sikus! 😀

    1. Sikus dijo:

      Ya ves, ya no se hacen cosas así, aunque fue casi una locura. Lo que me gustaría saber donde fuero na parar los tres objetos que no se regalaron…

  2. MarIgones dijo:

    Me he quedado loca con el valor de los premios, hoy día me parecía un record saber que en Madrid mismamente hay torneos cuyo premio son 6000€ para el ganador. En USA alcanza mayor valor, pero pensando en la época Atari, 150.000$ es mucho más dinero de lo que supone hoy pero aparte de eso, es que el oro y los metales preciosos sí que no se devalúan.

    Y tan curiosos los datos de esta entrada. Me ha gustado mucho. Un saludo.

    1. Sikus dijo:

      Es que esta competición fue una burrada como una casa.

      25.000 dólares de la época cada objeto y eso seria su peso en oro, plata y piedras preciosas, después sumale el trabajo de orfebrería…

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>